El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, consideró hoy fundamental mejorar la coordinación entre los supervisores financieros de los Estados miembros de la UE y apostar por la convergencia de las normativas nacionales. Trichet, quien participó en una conferencia en el Parlamento Europeo, recalcó que dejar las cosas como están en materia de supervisión y regulación "no es una opción". En su opinión, "si queremos garantizar la estabilidad financiera e impulsar la integración y competitividad de los mercados de la Unión Europea (UE)", es necesario continuar reforzando la convergencia trasnacional y la cooperación entre las autoridades financieras.
El presidente del BCE incidió en que las recientes turbulencias en los mercados financieros internacionales han demostrado que la estrecha colaboración entre los supervisores resulta "extremadamente importante" para afrontar este tipo de sucesos. En este contexto, el banquero francés se mostró partidario de reforzar el papel del Comité de Supervisores Bancarios Europeos (CEBS, en sus siglas en inglés) y, sobre todo, los mecanismos a su disposición. Reclamó también más esfuerzos para avanzar en la convergencia normativa, especialmente en lo referido al sector bancario, para que las entidades que operan en varios Estados miembros estén sometidos a una regulación lo más homogénea posible.