El crecimiento económico mundial sigue siendo 'robusto' pero persisten los riesgos inflacionarios mientras los mercados absorben el impacto de la crisis 'subprime' en Estados Unidos y sube el precio de los alimentos,. Es lo que opina el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet. A su juicio, la alimentación es un problema muy grande que atiza las presiones inflacionistas, junto a los elevados costes de la energía, las correcciones en los mercados de renta variable y los riesgos de políticas comerciales proteccionistas. Trichet es el portavoz del Grupo de los 10 (G10) bancos centrales reunidos en Basilea, Suiza.