Son tres de las compañías que más han corrido en el año. Algunas favorecidas por las buenas perspectivas, otras simplemente por un mero rebote que ha acompañado al selectivo español. Pero ¿corregirán parte de la subida? Sacyr o Repsol seguirán con el pie en el acelerador en tanto que BME deberá frenar su paso por las ganancias.
Sectores diferentes y subidas, también muy distintas. Poco tiene que ver la revalorización de más del 70% que han tenido los títulos de Sacyr con una subida superior al 20% en las acciones de BME o Repsol. Valores que han corrido mucho durante la primera parte del año y que podrían pisar el freno en las próximas jornadas. Pero ¿seguro? El propio comportamiento del Ibex35 muestra “que tiene una predisposición bajista y cualquier acercamiento a los 11.000 puntos nos llevarían a tomar posiciones bajistas”, reconoce Alejandro Martín, subdirector en España de HanseaticBrokerhouse. Sin embargo, las perspectivas de algunos valores siguen mostrando que – a pesar de tener pisado el pedal del acelerador- pueden seguir su inercia alcista.

Y uno de los valores que mejor se expresa sobre la carretera de las ganancias es Sacyr Vallehermoso. Sus títulos han generado plusvalías del 70% en el año…y pueden seguir engrosando las carteras de los accionistas. Jorge del Canto, analista independiente reconoce que la constructora “sigue teniendo precios atractivos desde hace más de medio año”. Este experto admite que a la compañía se la estaba comparando con el sector inmobiliario cuando no lo es y cuando su negocio inmobiliario tiene poco que ver con el de otras compañías del sector inmobiliario español. “Su objetivo de 7.25 euros lo ha superado y a pesar de la reacción de las últimas semanas, será fácil retomar planteamientos alcistas en el valor”. Miguel Cedillo, analista técnico independiente  reconoce que una vez que ha podido con los 7.50 euros “vuelven las señales para entrar en la compañía”. Eso sí, si la compañía cede posiciones “hasta los 8.29 euros, será momento de hacer caja parcial en la compañía”.

Algo más ligera es la subida que ha experimentado Repsol en los dos primeros meses del año. Una revalorización del 13.19% que deja el precio de sus títulos en los 45.41 euros. Un valor que puede seguir dando alegría a los inversores. Ofelia Marín Lozano, directora de análisis de Banca March advierte de que es un valor en el que “se puede aprovechar la escalada de los precios del petróleo y su exposición a emergentes”. Y es que a nadie se le escapan los últimos acontecimientos sucedidos en Egipto y la incidencia que ha tenido sobre el barril de crudo, materia prima que afecta directamente a los márgenes de la petrolera. El departamento de análisis de Renta 4 reconoce que “seguirán mejorando los resultados apoyados en la incremento de la producción y los altos precios del crudo. Además la mejora del dividendo a cuenta de 2010 (+24% extrapolando al dividendo complementario) supone volver a DPA anterior a la crisis, 1.05 euros por acción y previsiblemente retomando el crecimiento de doble dígito en el futuro”. Nuria Álvarez, analista financiero de Renta 4 reconoce que “el hecho de reducir la exposición a Argentina sería bien valorada por las agencias de rating y podría traducirse en un dividendo extraordinario y mayor tranquilidad accionarial”. ¿Hasta entonces? Técnicamente, el gráfico muestra que la subida se canaliza al alza como parte alza en zonas de 32 euros “fiable y positivo para el medio-largo plazo la aceleración y giro al alza del ADX mensual indica la probabilidad de un escenario alcista en los próximos meses, con sus correcciones. El respeto a la directriz alcista nacida en marzo 2009 será la clave de la tendencia al alza, como en todas las anteriores”, reconoce Renta 4. En caso de que el valor recorte posiciones, “habrá que estar atentos a los 21.50 euros, buscando niveles de corrección proporcional”, advierte Roberto Moro, de Apta Negocios.

Sin embargo, el propio holding de la bolsa española –BME- suma cerca de un 27% en lo que va de año, muy por encima del 9.19% de lo que cotiza el selectivo español – y parece que el momento de una corrección drástica en el valor podría estar cerca. Porque lejos quedan ya los rumores que apuntaban a una posible fusión con otro operador bursátil, ahora BME ha quedado sin pareja de baile. Era uno de los motivos por los que podría verse beneficiada la cotización de la compañía aunque “es como jugar a la ruleta”, reconoce Miguel Cedillo, analista independiente .Este experto reconoce que el valor no ha podido con los 23.61 euros por lo que podríamos ver recortes hasta los 20.43 euros”, un 10% por debajo de los precios a los que cotiza actualmente. Alejandro Martín advierte de que la compañía encuentra un soporte en los 21.50 euros “nivel que, en caso de ser perdido, dará lugar a correcciones mayores por lo que recomiendo conservar posicione a los que las tengan con stop en ese nivel, pero no sería buen momento para entrar”.