La compañía de automóviles Toyota informó hoy de que recortará temporalmente su producción y reducirá los salarios un diez% en sus dos plantas británicas. En un comunicado divulgado hoy, la empresa indicó que la medida se pondrá en marcha a partir del próximo mes de abril en sus instalaciones de Burnaston, cerca de Derby (norte de Inglaterra), y Deeside (norte de Gales), y durará un año. La empresa, que emplea a 3.900 personas en Burnaston y a 570 en Deeside, ya recortó 200 puestos de trabajo temporales y presentó la semana pasada un programa de retiradas voluntarias. Según explicó Toyota, esta medida se decidió tras llevar a cabo amplias consultas con los representantes de los trabajadores.