El fabricante de automóviles Toyota ha invertido 450 millones de dólares (306,1 millones de euros al cambio actual) en la planta que posee la compañía en la ciudad de Princeton, en el Estado de Indiana (Estados Unidos), para la fabricación del modelo todoterreno Highlander, informó hoy la empresa. Toyota señaló que en julio de este año inició la revisión de sus actividades de producción en la región de Norteamérica. El primer resultado de este análisis fue el traslado de la fabricación del modelo Tundra de la planta de Princeton a la de Texas.