El gigante nipón de la automoción Toyota ha anunciado que invertirá 50.000 millones de yenes (435 millones de dólares) en una nueva planta de ensamblaje en Japón para su filial Central Motor. La nueva factoría, que entrará en funcionamiento en 2010, se emplazará en las proximidades de la ciudad de Sendai, al noreste del país, y será la primera que edifique Toyota en Japón desde que en 1993 ser inauguró la planta de Kanto Auto Works, en la provincia de Iwate, también en el noreste del país.