Toshiba ha anunciado hoy que su pérdida neta del primer trimestre fiscal fue mayor de lo esperado debido a costes de reestructuración y a pérdidas en sus operaciones de microprocesadores,.

Entre abril y junio, el grupo incurrió en una pérdida neta de 57.800 millones de yenes, frente a la pérdida de 11.610 millones de yenes del mismo periodo del año pasado. Los ingresos cayeron un 17% a 1,340 billones de yenes.