El fabricante de electrónica japonés Toshiba anunció hoy una pérdida neta de 19.740 millones de yenes (168 millones de euros) en el año fiscal que finalizó en marzo, con lo que mejoró el resultado de un año antes.

Toshiba se recuperó de una pérdida neta el ejercicio anterior de más de 304.200 millones de yenes (2.600 millones de euros) y espera volver al beneficio en el ejercicio fiscal actual después de tres años en números rojos.

El fabricante obtuvo un beneficio operativo de 117.190 millones de yenes (mil millones de euros), pese a que las ventas se redujeron el 4,1% hasta los 6,4 billones de yenes (54.735 millones de euros).