La aerolínea portuguesa TAP ha anunciado hoy que a partir del mes de octubre y, durante cuatro meses, aplicará una reducción de 60 vuelos semanales en sus operaciones que afectará a 23 destinos de medio y largo recorrido, con el objetivo de ahorrar unos 20 millones de euros centrándose sólo en los vuelos más rentables, ha informado la compañía. La medida se enmarca dentro de la puesta en marcha por la compañía de un plan de emergencia para hacer frente a la crisis que vive el sector debido a la escalada del precio del petróleo y que incluye 84 medidas con las que prevé ahorrar unos 100 millones de euros.