Suiza está dispuesta a hacer concesiones en cuanto al secreto bancario para evitar posibles sanciones de la Unión Europea, que se ha lanzado recientemente en un combate contra los paraísos fiscales y todo instrumento que pueda ser utilizado para la evasión fiscal. La ministra suiza de Justicia, Eveline Widmer-Schlumpf, se reúne hoy con representantes de la Administración estadounidense en Washington para abordar este tema, dos semanas después de que el banco UBS se viese forzado a levantar el secreto fiscal de unos 300 de sus clientes en EEUU. Este asunto se convirtió en el detonante de esta nueva polémica sobre el secreto bancario, un principio considerado hasta ahora indisociable de la plaza financiera helvética y uno de sus mayores atractivos. Tras años de negar cualquier posibilidad de revisar esa figura financiera, el presidente de Suiza, Hans-Rudolf Merz, rectificó en esa posición y admitió que es necesario hacerlo.