Las reservas estadounidenses de crudo disminuyeron en 6,5 millones de barriles hasta 344,5 millones en la semana entre el 21 y el 27 julio, según anunció hoy el Departamento de Energía (DOE). Las reservas de gasolina subieron en 600.000 barriles hasta 204,7 millones, mientras las de destilados crecieron en 2,8 millones hasta 126,5 millones.