Las reservas estadounidenses de crudo aumentaron en 2,8 millones de barriles hasta 314,7 millones en la semana entre el 3 y el 9 de noviembre, según ha anunciado el Departamento de Energía (DOE). Las reservas de gasolina aumentaron en 700.000 barriles hasta 195 millones, mientras que las de destilados bajaron 2 millones hasta 133,4 millones. Tras conocerse estos datos, el West Texas se situaba en los 92,89 dólares.