Las peticiones de desempleo en Estados Unidos subieron a 322.000 en la semana del 4 al 11 de agosto, por encima de las previsiones que situaban la cifra en 313.000. Las solicitudes suben también con respecto a la semana anterior, cuando se colocaron en 316.000