El Fondo Monetario Internacional no quiere ser un regulador bancario local debido a que no tiene los recursos para hacer el trabajo y líderes del Grupo de 20 países industrializados y en desarrollo asignaron la tarea a la Junta de Estabilidad Financiera, o FSB por sus siglas en inglés, declaró el viernes el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn.