La entidad financiera estadounidense State Street admitió hoy que asumirá una carga extraordinaria neta de 279 millones de dólares (189 millones de euros) en las cuentas de su cuarto trimestre debido a la evolución por debajo de lo esperado de determinadas estrategias de inversión en activos de renta fija en su unidad de servicios de inversión State Street Global Advisors (SSGA), que se han visto afectadas por los problemas de liquidez derivados de la crisis subprime.