El multimillonario estadounidense Allen Stanford, a la espera de juicio después de que fuera acusado de un fraude piramidal de 7.000 millones de dólares (casi 5.000 millones de euros al cambio actual), ha tenido que ser ingresado en un hospital de Houston. Stanford tenía que comparecer este jueves en el tribunal para que el juez tomara una decisión sobre su petición de cambiar de abogado.