La agencia de calificación crediticia Standard & Poors (S&P) ha ratificado la nota de la deuda a largo plazo de Portugal en 'A+' y la deuda a corto plazo en 'A-1', aunque la mantiene en perspectiva "negativa", después de que el país presentara su plan de consolidación fiscal, que tiene previsto reducir el elevado déficit público por debajo del 3% del PIB en 2013.