La agencia de calificación S&P ha situado la perspectiva de Citigroup y de Bank of America en negativa, aunque ha mantenido sus ratings. Así, sigue otorgando una nota de A/A-1 para ambas entidades.