Aún no se ha pronunciado sobre la situación de Estados Unidos tras la aprobación de un nuevo techo de gasto, pero sí ha tenido tiempo de valorar de forma negativa el momento por el que atraviesa la zona euro.


La agencia de calificación crediticia ha advertido de que el bache económico que atravesó la Eurozona en el segundo trimestre del año podría prolongarse durante la segunda mitad de 2011, ya que los últimos indicadores económicos "negativos" sugieren que la unión monetaria podría enfrentarse a una periodo de recuperación "más prolongado" de lo previsto.

S&P insiste en que las perspectivas de crecimiento en la zona euro se están debilitando y añade que prevé una "amplia brecha" en el comportamiento entre los diferentes miembros de la unión.

De las cinco economías analizadas por la agencia, Alemania es la que registrará un crecimiento más sólido, de un 3,5% en 2011 y un 2,5% en 2012, mientras que el PIB francés aumentará un 2% este año y un 1,9% el próximo. En el caso del Reino Unido, la economía aumentará un 1,5% y un 2% en 2011 y en 2012, respectivamente.