La aerolínea estadounidense Southwest Airlines ha recortado por segunda vez este año sus previsiones de crecimiento para el próximo ejercicio --que se sitúan ahora entre un 4% y un 5%--, ante los altos costes del precio del petróleo. El presidente de la compañía, Gary C. Kelly, mostró su preocupación ante la "evidente" ralentización del crecimiento económico que "inevitablemente" afecta a la demanda de los pasajeros y a los precios de la energía. Southwest Airlines pese a contar con posibilidades de comprar petróleo a precios inferiores al del mercado, asegura tener dificultades para conseguir sus objetivos. En este sentido, la compañía añadirá entre cinco y diez aviones el próximo año, frente a los 19 Boeing 737 previstos inicialmente.