El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, admitió hoy que la economía española no ha tocado aún fondo y consideró que las nuevas previsiones del Banco de España -que vaticina que el PIB caerá el 3% en 2009 y el 1% en 2010- son "un indicador de por dónde pueden ir las cosas". Frente a los últimos cálculos del Ejecutivo, que en enero auguró una caída del PIB del 1,6% este año y la vuelta al crecimiento el año próximo, el Banco de España cree que no habrá una "recuperación incipiente" hasta finales del año que viene, aunque la economía se seguirá contrayendo.


En una pausa de la reunión informal del Ecofin (Consejo de Ministros de Finanzas de la UE), Solbes recalcó que el cálculo del Gobierno "era ajustado para las cifras que había en aquel momento", mientras que el del Banco de España "puede ser ajustado para las cifras que tenemos en este momento".

Las cifras del organismo supervisor ponen de relieve, según el titular de Economía y Hacienda, "que, todavía, de los datos existentes, no se aprecia que hayamos tocado fondo", aunque apuntó que hay "algún pequeño dato que permitiría pensar que la desaceleración se está parando". 

Al ser preguntado por la gran diferencia entre los datos del Banco de España y las últimas previsiones del Gobierno publicadas en enero, que vaticinaban una contracción del 1,6% este año y un crecimiento del 1,2% en 2010, Solbes señaló que no hay que comparar "churras con merinas" y defendió que el pronóstico del Gobierno "era ajustado para las cifras que había en aquel momento" y el del Banco de España "puede ser ajustado para las cifras que tenemos en este momento".

"Lo que sí es cierto es que no podemos abstraernos de que esas cifras las ha dado el Banco de acuerdo con su sistema de cálculo. Nosotros trabajamos con cifras del INE (Instituto Nacional de Estadística), pero en todo caso es ya un indicador de por dónde pueden ir las cosas", afirmó.

El vicepresidente explicó que el Gobierno sólo revisará sus previsiones de cara a la preparación del presupuesto. Y resaltó que las nuevas cifras de crecimiento publicadas por el Banco de España constituyen "un elemento importante que hay que considerar también" a la hora de calcular el techo de gasto.

En este sentido, volvió a insistir en que "no hay más margen de gasto fiscal en nuestro país". Recordó que los ministros de Economía de la UE dieron este viernes a España hasta 2012 para volver a situar su déficit por debajo del 3% respecto al PIB. Y apuntó que para conseguir este objetivo, y suponiendo que se cumplan las cifras de crecimiento de la Comisión que son más optimistas que las del Banco de España (-2% este año y -0,2% en 2010), el ritmo de reducción del déficit en términos estructurales debería ser de un 1,25% al año.

"Eso quiere decir que el próximo año y los que vienen no hay que gastar más, hay que gastar menos", remachó Solbes.