La junta de accionistas de Sol Meliá aprobó hoy el reparto el próximo 1 de julio de un dividendo de 0,146 euros por acción, un 20% más que el repartido el año pasado, teniendo en cuenta el incremento del 19% del beneficio neto hasta 161,9 millones de euros en 2007 o la finalización del plan estratégico 2004-2007 con el cumplimiento de sus principales objetivos. Los accionistas de la compañía aprobaron también los resultados de 2007, que el presidente de la compañía, Gabriel Escarrer Juliá, tachó de "históricos". Sol Meliá cerró con unos ingresos de 1.347 millones de euros, un 7,2% más, y un Ebitda --beneficio bruto de explotación-- de 349 millones de euros, lo que supone un incremento del 7,1% con respecto a 2006. En este sentido, el presidente de la cadena consideró que a través del plan estratégico 2004-2007, Sol Meliá pudo alcanzar objetivos como la reducción del endeudamiento de la compañía en 350 millones de euros y el incremento del ingreso medio por habitación en un 5,3% anual.