Paul Otellini, presidente ejecutivo de Intel, informó de que las previsiones de la compañía para este trimestre siguen siendo positivas, gracias a las economías emergentes y a la creciente demanda de centros de datos, que ayudan a compensar la desaceleración en las ventas de computadoras personales.

“La popularidad de los smartphones y las tabletas está provocando la necesidad de más servidores, que funcionen con procesadores Intel”, dijo hoy Otellini. “Brasil, China y otros países en vías de desarrollo también están impulsando las ventas”, añadió.

Hewlett-Packard, el mayor fabricante de computadoras, redujo un billón de dólares en su pronóstico de ventas de hoy, aumentando la preocupación de que la industria del PC está sufriendo una gran desplome.

“Una ganancia inesperada de las tabletas y de los teléfonos inteligentes está ayudando a Intel a mantener su crecimiento”, especificó Paul Otellini.

La compañía está ganando más dinero de "la explosión de estos productos que cualquier otra empresa", según las palabras del presidente, a pesar de que Intel no produce chips directamente para los dispositivos.

“El sector dedica un sólo servidor para cada 600 smartphones en uso, y uno para cada 122 tabletas”, informó el alto cargo. “Eso ayuda a impulsar las ventas de Intel a 10 billones de dólares este año, y esta cifra se doblará hasta 20 billones dentro de cinco años”, según sus predicciones.

Otellini aseguró ya un pronóstico, a día 19 de abril, para el segundo trimestre del año de “12,9 billones de dólares en ingresos, más o menos 500 millones de dólares más”.

La cotización de Intel, a las 21.50 hora española, en Nueva York cae un 0,47% hasta 23,53 dólares la acción. Por su parte, Hewlett-Packard desciende su cotización en Wall Street en torno un 7,36%, 36,87 billetes verdes.