Desde el punto de vista macroeconómico, es evidente que el efecto positivo que se esperaba con la inyección de capital al sector bancario ha quedado muy lejos de ser el que se estimaba.
Asimismo, aún quedan muchas dudas pendientes por resolver, entre ellas el tipo de interés en la devolución. Además el uso de esta ayuda podría llegar a significar que nuestra deuda se situara en el 90% de nuestro PIB, una cifra crítica para el país.

También debemos tener en cuenta que en pocos días asistiremos a las elecciones en Grecia y durante lo que queda de año podría ser posible una intervención tanto a Italia como a Chipre. Ambos factores tienen a la Eurozona y a EEUU muy pendientes, ya que podría significar un antes y un después de la Europa moderna.
Nuestra banca necesita ser saneada y mucho más en profundidad respecto a las medidas actuales. El año pasado circuló un informe sobre Bankia que la situaba con una posible deuda de casi 90000 millones de euros, si esto es verdad hablamos que solo Bankia utilizaría un 90% de la ayuda total a disposición para la banca en España por parte de la UE.

Análisis técnico

En el muy corto plazo vemos como la zona de los 6500 puntos está aguantando como un sólido soporte. Por debajo de estos niveles las principales referencias las encontramos en 6350, 6200 y 6050, desde donde podríamos buscar un rebote con una zona de protección de los 5900. Una pérdida de este último nivel podría provocar caídas mucho mayores.

Mientras los 5900 puntos comentados aguanten, podríamos trabajar con objetivos alcistas en los 7450 y 7550 puntos, y en el mejor casos en la zona de 8000/8350 puntos pero dudo que pudiera seguir subiendo una vez llegado a estos niveles.




Por su parte, de cara a medio/largo plazo, la situación técnica vaticina tiempos muy difíciles para nuestro índice de referencia. Si realmente la figura que ha dibujado el gráfico es correcta, la caída sería muy preocupante para la mayoría de inversores.

Vea el análisis completo, pinchando aquí