Siemens ha anunciado que retirará la demanda por 220 millones de dólares contra el Estado Argentino interpuesta ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial. Una decisión que se ha tomado por "no ser una  buena idea demanda a nuestro cliente cuando buscamos posicionar a la empresa mirando hacia el futuro", admitían responsables de la compañía. La demanda llegó en 2002 cuando el contrato por cerca de 1.000 millones de dólares firmado en 1998 para confeccionar 42 millones de nuevos documentos de identidad a toda la población fue anulado en 2001 ante sospechas de corrupción.