Es uno de los dichos más populares en Wall Street. “Sell in may, and go away”. Vende en mayo y permanece fuera de mercado hasta el mes de octubre. Una estadística que en los últimos ejercicios no ha funcionado, al menos en el Ibex 35. Una bolsa en la que los expertos coinciden “está barata” y favorece un rebote a corto plazo, al menos, hasta los 8.000 puntos. Eso sí, siempre que se conserven los 7.000 puntos. En caso contrario, habrá que salir corriendo.
Dice el refrán en Wall Street que vendas en mayo y te vayas…hasta el mes de octubre. Sin embargo, esta estadística aplicada al Ibex 35 no ha tenido mucho reflejo en los últimos ocho años. Un período en el que el selectivo español ha cotizado en negativo en tan sólo tres ocasiones (con pérdidas de más del 20% en 2008 y en 2011) pero que dejó un sabor positivo en el resto de ejercicios.

Gráfico evolución Ibex 35 en períodos mayo-octubre desde 2004. Fuente: infobolsa. Elaboración propia


Sin embargo, lejos de ahondar en el pasado….lo importante es mirar hacia dónde tenderá el Ibex 35 en los próximos meses. Acaba de firmar el cuarto mes del año con una penalización del 11%, lo que amplía hasta el 17% la penalización que acumula el selectivo desde comienzos del año. Lo hace frente al 3% de revalorización del CAC-40, el 15% del DAX o el 11% del S&P500. Lo que plantea la duda ¿está el índice barato? Desde el punto de vista fundamental, el Ibex 35 cotiza a un PER de 9.5 veces, frente a las 9.61 veces a las que cotiza el Eurostoxx50 o las 13 veces a las que cotiza el S&P500. Las cosas han cambiado en las últimas semanas, pero algo se sigue manteniendo. El Ibex 35 “no puede quebrar, ni ser intervenido , expropiado o descalificado y por debajo de 9300 puntos está en precios extraordinariamente bajos en términos estadísticos”, explica Jorge del Canto, analista independiente.

Javier Echeguren, gestor de Banif Gestión reconoce que aunque parezca paradójico posiblemente el Ibex 35 “sea uno de los índices más atractivos, por barato. De hecho, la rebaja de calificación por parte de Standards & Poor´s apenas le afectó y el mercado está empezando a ver que lo peor en el índice está más que descontado”. Sin embargo, “con las circunstancias que preveo que se manifiesten en los próximos 45-60 días, concretados en una rebaja generalizada del rating al sector bancario, dejando a cuatro entidades en calificación de bono basura y al resto en entredicho y las consecuencias que esta situación puede acarrear, lo importante será ver hasta dónde llega este rebote”, explica Jorge del Canto, analista independiente.

Evolución trimestral Ibex 35 con RSI en la parte inferior. Fuente: bloomberg.


“El sentimiento está por los suelos – no hay más que ver los RSI y la sobreventa que muestran- lo que favorece un rebote en el índice”. Manuel Caruana, gestor de Banco Caminos advierte que el Ibex 35 podría haber formado un doble suelo en los 6800 puntos “lo que podría dar alguna alegría hasta los 7500-7600 puntos”. Si eso sucede, prosigue este experto, habría que salir nuevamente corriendo porque estamos en un entorno de altas fluctuaciones. Del Canto baraja dos niveles: 7600 y 8000-8100 puntos. Si el rebote en ciernes se queda en el primero de ellos “entonces creo que el siguiente tirón nos llevará con cierta facilidad por debajo de los 6800 puntos y habría que recuperar en nuestras mentes el nivel de 5400 puntos como precio de soporte en el que se puede tirar uno a la piscina con facilidad”. Sin embargo, si el rebote llegara a rebasar los 8000-8100 puntos “pienso que los 6800 tienen serias posibilidades de aguantar el tirón a la baja del sector bancario”, explica Del Canto.

Europa, de momento aguantará

Pero ¿qué hará el resto de índices? Si hay algo en lo que coinciden los expertos es que las bolsas americanas han corrido mucho y es hora del descanso, algo que podría perturbar las subidas del selectivo español. En el Eurostoxx50 “estoy interesada en ver si los avances tienen continuidad y permiten que se supere la zona de máximos recientes del pasado 18 de abril, en los 2305 puntos, o si por el contrario son las ventas las que vuelven al protagonismo presionando al índice de nuevo a la zona de los 2.200 puntos”, explica Ana Rafels, asesora de inversiones de Ana Rafels EAFI.



Respecto al DAX, “se puede observar que ha evitado que se activara un escenario correctivo de mayor calado y además, encaja la segunda semana consecutiva de avances. ¿Suficiente? No, de ahí que tendría que ver si los avances tienen mayor continuidad y permiten al DAX superar la zona de máximos recientes del pasado 18 de abril, en los 6855 puntos en cierre”.