No es nuevo el uso de sistemas para operar en el mercado, entendidos como el uso de un conjunto de reglas concretas y especificas que permiten realizar un test estadistico de su comportamiento en el pasado. Es lo que se denomina trading sistematico. Ya W.D. Gann, trader legendario de la primera mitad del siglo XX, recomendaba usar reglas y seguirlas estrictamente como el mejor camino para tener un trading exitoso. Para Gann la naturaleza humana es el eslabon debil en la cadena para conseguir beneficios consistentes y por eso recomendaba testear las reglas en el pasado, probar que funcionan y seguirlas al pie de la letra sin dejarse llevar por el miedo, la esperanza o la codicia.

Parece que el objetivo sería encontrar ese conjunto de reglas, pero tal y como comenta Curtis Faith en su libro "The way of the turtle", no basta con tener esas reglas, seguirlas estrictamente es muy complicado. De hecho nada mas comenzar el experimento de las tortugas, solo él pudo seguir las reglas al pie de la letra en la primera operación cuando todas las tortugas debían operar siguiendo las mismas reglas. Seguimos tropezando con la naturaleza humana y es que hay que tener una fe ciega en el sistema de reglas.

Con la llegada de los mercados electrónicos en los anhos 80-90, aparece el uso de los ordenadores en los mercados para casar las ordenes de compraventa, es aquí cuando podemos dar otra vuelta de tuerca para intentar seguir fielmente un conjunto de reglas predefinido y probado estadísticamente en el pasado. En efecto, podemos realizar un programa informático de manera que el ordenador, frío y calculador, puede en principio salvo errores de programación o casos no previstos seguir fielmente un conjunto de reglas. De esta forma se aminora el problema antes comentado, aunque no se elimina totalmente, pues podemos seguir en manos del miedo tras una eventual racha de operaciones con perdidas, o creernos mas listos que el sistema y operar manualmente interfiriendo en el trading sistemático.

Hay que tener en cuenta que se anhaden nuevos riesgos, por un lado los casos no previstos, nos podemos encontrar situaciones de mercado no vistas en el pasado en las cuales el comportamiento del sistema puede ser indeseable. Otro problema es el uso de reglas fijas si el mercado cambia su comportamiento puede ocurrir que el sistema deje de producir los resultados que exhibio en el pasado. Un ser humano tiene de momento mayor capacidad para reconocer situaciones problemáticas y adaptarse a la nueva situación, a veces de manera intuitiva sin ser plenamente conscientes.

Sin embargo, en la actualidad en este entorno de mercados electrónicos, el uso de sistemas, más conocido como algo-trading o trading algorítmico se está generalizando en todos los productos financieros, por parte de los gestores de fondos, especialmente entre los denominados hedge-funds. Este factor ha permitido aumentar el volumen de transacción en los mercados y hoy en día se estima que el 80% del volumen se realiza mediante robots de trading, ventajas como la minimización del impacto de mercado de órdenes grandes al fragmentarlas en órdenes más pequeñas, y la rapidez de reacción permiten utilizar estrategias de arbitraje y de creación de mercado de una manera muy eficiente aumentando la liquidez disponible en los mercados tan necesaria como el aceite en un motor para su correcto funcionamiento. Estos algorítmos pueden reaccionar mucho mas rápido que los operadores humanos a la información que produce el mercado.

Esta es la tendencia actual donde el denominado high frequency trading (HFT) esta en el punto de mira en los mercados. Se trata de colocar los ordenadores cerca del exchange para minimizar la latencia en la recepción de datos y en la emisión de órdenes de compraventa. Estos algorítmos terminan convergiendo en unos métodos que van persiguiendo las mismas señales y que por tanto sobreviven aquellos que son mas rápidos con lo que la tecnología juega un papel fundamental para arañar microsegundos en este esquema competitivo. Como su nombre indica. estos algorítmos generan un elevado número de señales de compraventa cada día con una duración de la operación entre la entrada y la salida muy reducida. Esta operativa tan tecnificada y sofisticada esta de momento al alcance de un reducido grupo de operadores estimado en un 3% del total, tenemos aquí una ley de escala en el que un reducido número de operadores acapara la gran mayoría del volumen negociado en los mercados.

Creo que en el futuro este campo va a tener un gran desarrollo, los sistemas de trading tendran necesariamente que ser adaptativos y ser capaces de situarse en el ecosistema con las demas estrategias que configuran el mercado en cada momento. Donde no sera tan importante el testeo y la simulación en el pasado sino la continua adaptación a un entorno que podemos considerar de guerra electrónica, con sus medidas, contramedidas y tácticas afines. La regulación tambien jugará un papel decisivo en como va a evolucionar este sector, donde lo deseable sería establecer unas reglas de juego en igualdad de condiciones que permita la proliferación de este tipo de operadores.

¿Existe el sistema perfecto? puede que los mercados después de todo sean totalmente predecibles y pudiera existir, aunque esto tendría solo un valor teórico puesto que en la práctica esa opinión no podría ser compartida por todos los operadores del mercado, ya que si fuera así el mercado dejaría de existir, y más bien al contrario los mercados han crecido, se han diversificado y estan en expansión.