La firma automovilística española Seat, perteneciente al consorcio alemán Volkswagen, registró unas pérdidas operativas de 339 millones de euros durante el pasado ejercicio, lo que supone multiplicar por más de cuatro los 'números rojos' de 78 millones de euros contabilizados en 2008, según datos de la multinacional germana.