El banco de inversión de origen danés Saxo Bank aumentó su beneficio neto un 23 por ciento en 2008 hasta alcanzar los 45,5 millones de euros, según informó hoy en un comunicado. La entidad, fundada en el año 1992, elevó asimismo sus ingresos de explotación hasta los 338 millones de euros, lo que representa un incremento del 61 por ciento con respecto a 2007. Estos resultados fueron posibles a pesar de que Saxo Bank destinó unos 13,4 millones de euros el pasado ejercicio a cubrir costes, que asignó en gran medida a la reestructuración de la entidad.