Hace unos días la propia Saeta Yield confirmaba el interés que el fondo canadiense Brookfield por la compañía, filial de ACS. La constructora presidida por Florentino Pérez sopesa la venta, mientras que continúa envuelta en la puja por Abertis. Sea cual sea el desenlace de la operación, ambas compañías ya han ganado. Al menos, en bolsa.

La sesión del martes comenzó con varias informaciones sobre el interés de una de las filiales de Brookfiel sobre Saeta Yield, filial de energía renovable de ACS.  Los avances registrados en el Mercado continuo obligaron a la compañía que preside José Luis Dalmau a confirmar, a través de un hecho relevante a la CNMV, el interés del fondo canadiense.  En cualquier caso, la filial de la constructora presidida por Florentino Pérez aseguró que “no existe ningún tipo de decisión al respecto, ni certeza” de que se vaya “a formular una oferta, o sobre los eventuales términos y condiciones de la misma.

Ante el interés del fondo canadiense, Saeta Yield sube en 2018 casi un 16%, hasta los 11,3 euros por acción. Solo el día 15, cuando se confirmó dicho interés se anotó una subida del 9,02%

En 2017, Saeta Yield se anotó una subida del 24%, que sumado al acumulado en lo que va de año ha disparado su valor en bolsa hasta los 901,5 millones.

Los analistas de Bankinter explican que “Saeta invierte en activos de infraestructura de energía que generan flujos de caja altamente estables y predecibles respaldados por ingresos regulados o contratados a largo plazo. En la actualidad cuenta con un total de 1.027 MW de potencia instalada de generación de energías renovables en España, Portugal y Uruguay. Esta alta visibilidad en la generación de flujos de caja de sus activos convierte a Saeta en un objetivo muy atractivo para los fondos de infraestructura y los private equity”.

Saeta Yield tiene como principales accionistas a ACS, con un 24,21%, al fondo estadounidense GIP, con un 24,01%, y a Morgan Stanley, que cuenta con un 5%. La filial de energías renovables recibe el interés de Brokfield cuatro años después de que ACS la constituyera para segregar sus activos de generación de energía renovable y casi tres años después de su salida a bolsa.

 

 

El director de análisis de MG Valores, Nicolás López, explica que el interés de Brookfiel “es lo que explica la subida del valor. Aunque no tenemos ninguna noticia de confirmación, la operación tiene sentido porque ACS busca financiación para su opa por Abertis. Me mantendría a la espera de que se concrete la oferta”.

Y es que no hay que olvidar que ACS se encuentra en medio de la guerra de opas por Abertis. La participación que la constructora en Saeta Yield tiene una valoración de unos 220 millones de euros. En cuanto a la situación en la que encuentra la puja por la concesionaria española, ACs cuenta con el beneplácito del Gobierno, después de que el Consejo de Ministros diera en la última sesión de 2019 la autorización a la oferta de compra de Hotchtief, filial alemana de la constructora española, mientras que h dejado en el aire su visto bueno, o no, a la de Atlantia.

Sin embargo, la operación de ACS no tiene la aprobación de la CNMV, a pesar de que es superior a la del grupo italiano, que sí tiene la aceptación del regulador bursátil español.

En 2017, ACS se apuntó una subida de casi el 8%, mientras que en lo que va de 2018 el avance es superior al 4%.

 

 

En cuanto al efecto que puede tener la venta de Saeta Yield sobre la compañía liderada por el presidente del Real Madrid, Nicolás López no cree “que vaya a tener un gran impacto” y subraya que la venta, a pesar de que Saeta le aporta una rentabilidad por dividendo del 7%, se producirá “a cambio de tener 1.000 millones para la operación de Abertis y no tener un endeudamiento excesivo tras la operación de Abertis que sea penalizado por el mercado”.

El departamento de análisis de Bankinter apunta que los rumores de compra son positivos para ACS porque “en el caso de producirse una hipotética venta a los precios de cierre de ayer, ACS obtendría una plusvalía de 23,7 millones, ya que tiene contabilizada su participación en Saeta Yield a 9,92 euros por acción”. Estos analistas no descartan que aparezcan otros candidatos, además de Brookfield, para la compra de Saeta y recomiendan permanecer en el accionariado de la compañía de energías renovables hasta el desenlace final.

Por su parte, los analistas de Renta 4 señalan que “el impacto en ACS, aunque positivo, sería limitado en caso de que finalmente se llevase a cabo dicha oferta” ya que  el peso de la participación de Saeta Yield en su valoración de ACS apenas supone un 1,6% del total. “La noticia es positiva, ya que ACS generaría plusvalías, y permitiría seguir obteniendo fondos para financiar la opa lanzada sobre Abertis”, explican, al tiempo que reiteran su recomendación de mantener los títulos de la constructora, con un precio objetivo de 38,5 euros.

El consenso de analistas de Reuters recomienda comprar, con un precio objetivo de 11,49 euros las acciones de Saeta Yield, lo que, tras los últimos avances deja a la filial de energías renovables, con un potencial de subida del 1,5%. De las ocho casas de análisis que cubren a Saeta Yield, el 62,5% aconseja comprar y el 37,5%, mantener.

Misma recomendación tiene la constructora. Los expertos consultados por Reuters aconsejan comprar los títulos de ACS, con un precio objetivo de 37,3 euros, lo que supone un potencial del 10,6%. De los 15 analistas que siguen a la compañía, el 60% aconseja comprar, el 33,3% mantener y el 6,6%, vender.

La rentabilidad por dividendo de Saeta Yield es del 6,79%, superior a la de ACS, que se sitúa en el 3,58%. Saeta salió a bolsa hace tres años, en febrero 2015, a un precio de 10,5 euros por acción. Desde entonces ha distribuido un total de 1,9144 euros en dividendos (0,4314 euros/acción en 2015; 0,7273 euros/acción en 2016 y 0,7557 euros/acción en 2017).

El PER de Saeta es de 23,28 veces, inferior al de ACS, de 30,17 veces. Asimismo, ambas compañías cotizan por encima de su valor en libros, 2,7 x en el caso de ACS y de 1,65x en el Saeta.

Los indicadores técnicos de ACS dan a la compañía presidida por Florentino Pérez una puntuación de 6 sobre 10. Asimismo, consideran que se encuentra en fase de consolidación con una tendencia alcista en el medio plazo pero bajista en el largo, con una volatilidad decreciente en ambos periodos.

 

 

Mejor puntuación tiene Saeta Yield, según sus indicadores técnicos, que le dan una puntuación de 9,5 sobre 10, al encontrarse en fase alcista, con dicha tendencia tanto a medio como a largo plazo. El punto negativo es que la volatilidad en el medio plazo es creciente, aunque en el largo es decreciente.