El banco británico Royal Bank of Scotland emitirá 1.600 millones de acciones, por valor de unos 14.500 millones de euros, y pondrá 12.700 millones en efectivo para pagar su contribución a la compra del holandés ABN Amro. La mitad de parte en efectivo la obtendrá el banco escocés por medio de la emisión de valores preferentes y, la otra parte, la sufragará con recursos del propio banco.
La entidad británica pagará 27.200 millones de euros, frente a los 19.900 que pagará el Santander y los 24.000 que desembolsará el belga-holandés Fortis. Los tres bancos europeos han presentado una oferta conjunta por el ABN Amro por valor de 71.100 millones de euros o 30,4 euros en efectivo más 0,84 acciones nuevas del RBS. Con ello, se mejora en un 13,7 por ciento lo ofertado por el británico Barclays. Si sale adelante la operación, sujeta a que los accionistas del grupo holandés rechacen vender la filial LaSalle a Bank of America, la entidad británica se hará con la unidad de negocio de Norteamérica ( LaSalle incluido), el área de clientes globales y de banca mayorista en Holanda y en América Latina ( salvo Brasil), y las de Asia (salvo Saudi Hollandi) y Europa (menos Antonveneta).