La minera anglo-australiana Rio Tinto, la tercera más grande del mundo, ha afirmado hoy que la situación económica en Estados Unidos no le afecta, pese a anunciar unas cifras de producción correspondientes al primer trimestre que mezclaron los incrementos y los descensos respecto a 2007. "El mercado permanece fuerte y los precios se encuentran en niveles récord, lo que confirma que la ralentización de Estados Unidos tendrá un efecto pequeño en la oferta y demanda global de metales y minerales", ha señalado el consejero delegado del grupo, Tom Albanese, en un comunicado enviado a la Bolsa de Londres.