Reyal Urbis ha comenzado a cotizar este lunes en el mercado español, tras culminar la fusión entre Construcciones Reyal e inmobiliaria Urbis, con una capitalización de 3.156 millones de euros. Ese valor es inferior al que la propia Reyal pagó por hacerse con el 96,4 por ciento de Urbis, que fue de 3.200 millones de euros. Las acciones de Reyal Urbis se han estrenado con un repunte del 5,5 por ciento, hasta los 10,50 euros.
Los títulos de la nueva inmobiliaria se revalorizan un 8,5 por ciento en torno a las 15:00 horas de la tarde, para colocarse en los 10,85 euros. La pasada semana Reyal anunció que suspendía sus planes de realizar una OPS ante la delicada situación del mercado, particularmente negativo hacia el sector inmobiliario. Sin esta operación, el free-float (capital que fluctúa libremente en bolsa o que está en manos de minoritarios) de Reyal Urbis apenas alcanza el 5 por ciento. La familia Santamaría controla en torno al 75 por ciento de la empresa y alrededor de un 20 por ciento se ha colocado entre inversores institucionales entre los que se encuentran Inmobiliaria Lualca, Corporación Financiera Issos, EBN Banco de Negocios, Ibercaja, Unicaja, y el grupo Porcelanosa.