Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.583 millones de euros en los nueve primeros meses de 2017, un 41% más que en el mismo periodo del año anterior, en el que alcanzó 1.120 millones

Según ha comunicado Repsolen un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) los positivos resultados alcanzados por la compañía hasta septiembre muestran la fortaleza de los negocios, su capacidad de adaptación a escenarios de precios bajos y el éxito de los planes aplicados para incrementar su eficiencia.

El ebitda de Repsol reflejó este positivo desempeño, con un incremento del 32%, hasta alcanzar los 4.715 millones de euros.

El beneficio neto ajustado se situó en 1.702 millones de euros, un 39% superior a los 1.224 millones del mismo periodo de año 2016.

Los precios medios de las materias primas de referencia internacional se mantuvieron en un rango bajo durante el periodo, aunque en septiembre el crudo Brent llegó a cotizar a 59 dólares por barril, cifra que no alcanzaba desde julio de 2015.

De este modo, entre enero y septiembre el Brent cotizó a una media de 51,8 dólares por barril, mientras que el gas Henry Hub lo hizo a 3,2 dólares por Mbtu.

El área de Upstream continuó con su línea de mejora, con un resultado de 487 millones de euros, apoyado por las mejoras en eficiencia, el reinicio de la actividad en Libia y el aumento de los precios internacionales de referencia.

El resultado neto ajustado del área de Upstream alcanzó los 487 millones de euros, lo que supone un aumento de 452 millones de euros respecto a los 35 millones que se obtuvieron en los nueve primeros meses de 2016.

La producción media del periodo alcanzó los 687.700 barriles equivalentes de petróleo diarios (bepd), por encima del objetivo de 680.000 bepd establecido por la compañía para este año. Repsol aumentó su producción en Brasil, Trinidad y Tobago, Reino Unido, además de en Libia, donde reinició su actividad en diciembre del año pasado.

Por su parte, el negocio de Downstream, gran generador de caja de la compañía, obtuvo un resultado de 1.431 millones de euros, con lo que también superó lo obtenido en el periodo equivalente de 2016. Las áreas de Refino, Marketing y Trading y Gas & Power mejoraron su rendimiento, mientras que Química continuó mostrando su solidez y fortaleza.

El negocio de Downstream incrementó su resultado neto ajustado hasta los 1.431 millones de euros, frente a los 1.329 millones registrados entre enero y septiembre de 2016.

La deuda financiera neta se redujo un 30% en los últimos doce meses, hasta situarla en 6.972 millones de euros, frente a los 9.988 millones registrados a 30 de septiembre de 2016.

Por otro lado, la compañía también ha explicado que al cierre de septiembre ya había materializado el 80% del objetivo de sinergias y eficiencias establecido para 2017, de 2.100 millones de euros.

Repsol ha recordado que en el mes de mayo emitió un bono verde certificado con el que se convirtió en la primera empresa de su sector en el mundo en utilizar este tipo de activo, que servirá para financiar más de 300 iniciativas encaminadas a mejorar la eficiencia energética y reducir las emisiones de CO2.