Unos 5.000 inversores británicos con hasta 3.000 millones de libras en cuentas bancarias en Liechtenstein tendrán que identificarse a cambio de recibir un sanción leve, informó el martes el Financial Times. La decisión se ha tomado debido al cambio de las leyes de secreto bancario y se pedirá a los bancos de Liechtenstein que cierren las cuentas de aquellos clientes que no accedan a la petición del Gobierno británico, agregó el FT en su página web.