Los técnicos del regulador de Nueva York encargado de aprobar la adquisición de Energy East por parte de Iberdrola, la Public Service Commission (PSC), siguen pensando que EDF está sopesando la compra de Iberdrola, pero reconocen que el resultado de esta operación es "altamente incierto". En la documentación aportada por las partes y publicada por la PSC, los técnicos recogen información hasta el 4 de abril y dicen haber analizado las alegaciones de Iberdrola sobre la materia, cuyo carácter es confidencial. "A la vista de los planteamientos originales de la plantilla (de técnicos) y de las posteriores informaciones de prensa, así como del reciente procedimiento del tribunal español contra EDF, las respuestas confidenciales de Iberdrola no son creíbles", señalan.