Realia perdió en los primeros nueve meses del año 42,8 millones de euros, frente a la ganancia de 39,1 millones del mismo periodo de 2008, debido al impacto que han tenido las provisiones destinadas a cubrir la caída de valor de algunos de sus activos. Las cuentas remitidas hoy por la inmobiliaria a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) muestran que, sin contabilizar dichas provisiones, la compañía habría perdido sólo 12,3 millones. El quebranto es consecuencia de la mala evolución del negocio de la compañía, que cayó el 32,2%, hasta 240,4 millones, en tanto que el beneficio bruto de explotación o Ebitda disminuyó el 45,8%, hasta 94,6%.