La quiebra de entidades bancarias en EEUU se mantendrá a un ritmo relativamente fuerte, según admite la presidenta de la Corporación Federal de Garantía de Depósitos (FDIC), Sheila Bair, quien, sin embargo, espera que no sea necesario recurrir al apoyo del dinero de los contribuyentes. En una entrevista concedida a la cadena estadounidense CNBC, Bair señala que la agencia federal denería ser suficientemente sólida este año, aunque reconoció que 2010 podría ser un ejercicio difícil.