Es difícil encontrar una situación más estresante que la de un atleta de alta competición a punto de disputar una final de 100 metros lisos. No me refiero a la carrera en sí sino a la situación antes de la carrera y, especialmente, en el momento en el que se encuentra en los strating blocks. Cualquier falso movimiento, cualquier atisbo de adelantarse al disparo de salida puede ser castigado por la eliminación pura y dura. Pero por otra parte el atleta debe intentar ganar alguna milésima de segundo en la salida. De ello puede depender el resultado de la carrera.
El trader en muchas ocasiones se encuentra en una situación similar. Intentar adelantarse puede costar muy caro, pero tardar demasiado en la operativa también tiene su coste. ¿Qué hacer en este tipo de situaciones? Mi consejo es el siguiente: no salte de sus starting-blocks antes de oír el disparo de salida. Pues sí, en los mercados también se producen disparos que alertan de que los precios se van a mover de un lado u otro. Técnicamente se traduce por una gran vela, alcista o bajista que indica que los pecios se disparan al alza o a la baja. No sabemos a priori cuánto durará la carrera, pero sí que nos indica que ésta ha empezado y que puede merecer la pena salir disparado.

En el gráfico siguiente (que corresponde al comportamiento del Dow Jones en el año 2010 – he elegido ese periodo al azar) vemos como los movimientos alcistas y bajistas de cierta envergadura siempre han sido precedido de una gran vela alcista o bajista. Es el disparo del mercado que nos indica que los precios van a empezar a correr. En algunas ocasiones se producirá una señal falsa y lo más probable es que hagamos una falsa salida que nos cueste algo. Pero son los imponderables del oficio, aunque también aprenderemos a evitarlos (no todos desgraciadamente) en la medida de lo posible.



Volviendo a la realidad del mercado actual, ¿qué implicaciones tiene esto? Veo mucha gente esperando un recorte en el mercado americano que no viene. ¿Cuándo vendrá? Vendrá en el momento en qué oiga el disparo de salida, no antes. Así que relájese, póngase cómodo en sus starting blocks, controle sus nervios y preste atención al sonido del mercado. De momento, como indica el gráfico actual del Dow Jones, el disparo no se ha producido.