Prisa anunció hoy que ha firmado los acuerdos definitivos con sus bancos, completándolos con varias modificaciones tanto de su préstamo sindicado como del crédito puente, con vencimiento del crédito puente hasta mayo de 2013, bajo el cumplimiento de determinadas condiciones.
Los acuerdos para financiar su deuda llegan después de que Prisa haya emprendido un plan de "reposicionamiento estratégico", que incluye la incorporación de socios en sus empresas y la ampliación de su capital mediante la venta de participaciones minoritarias en algunas compañías: DLJ South American Partners al 25 por ciento en Santillana, Telefónica y Telecinco al 22 por ciento cada una en Digital+, y la venta de Cuatro a Telecinco a cambio del 18,3 por ciento de la nueva compañía de TV en abierto.

Además, el pasado 5 de marzo Prisa anunció un acuerdo para una transacción con Liberty, que se traducirá en dos ampliaciones de capital, una dineraria destinada a los accionistas minoritarios de Prisa, y otra en especie a través de un intercambio de acciones entre ambas sociedades, que supondrá una entrada de efectivo en Prisa de aproximadamente 900 millones de dólares.

La intención del grupo mediático es que esta combinación de desinversiones minoritarias y las ampliaciones de capital reduzcan significativamente su nivel de apalancamiento financiero, permita el pago de obligaciones de deuda a corto plazo y proporcione al Grupo el capital suficiente para mantener su posición de liderazgo en el mercado y continuar con su estrategia de crecimiento, informó en un comunicado.

Asimismo, el grupo mediático espera que las modificaciones introducidas en los acuerdos con sus bancos acreedores proporcione una "flexibilidad financiera" al grupo que le permitirá "concentrase en sus negocios y en las oportunidades estratégicas disponibles en el mercado".

Así, el presidente de la Comisión Ejecutiva y consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, calificó de "hito clave" los acuerdos con la banca y confió en enviar en las próximas fechas la documentación necesaria requerida por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y la Securities and Exchange Commission (SEC) de EE.UU., a fin de "coronar" la operación con Liberty.

"Confío en que los resultados del primer trimestre, que prevemos anunciar en las próximas semanas, seguirán demostrando la fortaleza de todas nuestras empresas, y su capacidad de continuar generando beneficios en medio de la peor crisis financiera mundial de los últimos setenta y cinco años", señaló.

Por su parte, uno de los fundadores de Liberty Nicolas Berggruen se mostró convencido de que "no hay una empresa de medios o educación en el universo de habla hispana y portuguesa mejor que Prisa". "Su penetración en América Latina, sus considerables éxitos en mercados de gran crecimiento como Brasil, y su decisión de operar masivamente en el mercado hispano de los EE.UU. hacen de Prisa, en nuestra opinión, una compañía incomparable y sin rival, y a la que sin duda le aguarda un gran futuro", subrayó.

LIBERTY CONFÍA EN QUE LAS ACCIONES DE PRISA SUBAN

Mientras, el presidente de Liberty, Martin E. Franklin, afirmó que el "excelente conjunto de activos" de Prisa "atraerá a numerosos inversores internacionales, una vez completada la reestructuración de su balance" y confió en que el mercado reconocerá el "valor real de sus acciones y el excelente comportamiento de sus empresas".

Por último, el director general de HSBC, Kevin Adeson, expresó que "las significativas modificaciones en las condiciones de financiación para Prisa reflejan la confianza depositada por parte de HSBC y el resto de sus entidades de crédito". Prisa ha contado con Violy & Company como firma de inversiones y consultoría en las negociaciones de reestructuración de la deuda, y con el despacho Cortés Abogados para las cuestiones legales.