El fabricante alemán de automóviles deportivos Porsche cerró su año fiscal 2008-2009, concluido el pasado 31 de julio, con una cifra de negocio de 6.600 millones de euros, lo que representa una reducción del 12% en comparación con el ejercicio anterior. Porsche, en proceso de integración en el grupo Volkswagen, comercializó 75.200 automóviles entre agosto de 2008 y julio de 2009, cifra inferior en un 24% a la contabilizada durante el ejercicio económico previo.