Grecia está en bancarrota, por lo que probablemente habrá que condonar al país el 50% de su deuda, según ha indicado Michael Fuchs, viceportavoz del grupo parlamentario de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel.

"Probablemente no haya otro camino para nosotros más que aceptar al menos la condonación del 50 por ciento de su deuda", ha dicho Fuchs, en una entrevista publicada este lunes en el diario alemán 'Rheinische Post'.

Estas declaraciones coinciden con las previsiones anunciadas este domingo por el Ministerio de Finanzas de Grecia, según las cuales el déficit de 2011 y 2012 superará el límite establecido por la llamada 'troika', integrada por representantes de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

Así, ha informado de que el déficit público aprobado este domingo por el Gobierno para 2011 es del 8,5% del PIB, muy por encima del 7,6% fijado por la troika, mientras que el de 2012 se situará en el 6,8% del PIB, ligeramente por encima del 6,5% fijado como objetivo en el segundo rescate.


El rescate sigue bloqueado

os ministros de Economía de la eurozona examinarán este lunes en Luxemburgo las nuevas medidas de ajuste adoptadas por Grecia a cambio de su rescate, pero no desbloquearán la ayuda urgente de 8.000 millones de euros que Atenas necesita para no suspender pagos en octubre.

El retraso se debe a que todavía no está listo el informe de los inspectores de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que debe certificar si Grecia cumple las condiciones.

El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, informará a los ministros de la marcha de las negociaciones con las autoridades helenas. Los inspectores -que abandonaron Atenas a principios de septiembre tras constatar fuertes desvíos respecto a los objetivos de reducción de déficit para los próximos años- regresaron al país el pasado jueves después de que el Gobierno griego anunciara un nuevo paquete de medidas, entre las que destaca una tasa inmobiliaria y recortes a los salarios de los funcionarios.