El número de órdenes para la reposesión de viviendas por impago en Inglaterra y Gales creció un 24% en tan sólo un año, según reveló hoy el Ministerio de Justicia británico, que informó de que los 28.658 documentos emitidos en total en el segundo trimestre de este año superan en casi un cuarto las figuras del mismo período de 2007. Además, también se ha producido un incremento de hasta un 4% respecto a los tres primeros meses, síntoma de la presión que sobre los propietarios supone el creciente coste de la vida y las deudas contraídas, al igual que las 39.078 demandas de posesión, el paso previo a que el caso sea llevado ante un tribunal. Una cifra que, pese a mantener la tónica del primer trimestre, aumenta en un 17% respecto al pasado ejercicio.