El euro-dólar rompe los máximos de septiembre en 1,313, convirtiendo a corto plazo este nivel como soporte.

Los objetivos de cara a 2013 apuntan a niveles de 1,4-1,44: