Los índices de acciones líderes estadounidenses Dow Jones y S&P 500 subieron el miércoles a un máximo de 17 meses, porque cifras de inflación moderadas de febrero apuntalaron el renovado compromiso de la Reserva Federal de mantener bajas las tasas de interés.
El mercado reaccionó positivamente a una caída de los precios al productor en febrero, que ofrece más apoyo a la política de tasas de interés casi cercanas a cero que ha impulsado a las acciones. El índice S&P 500 había subido el martes sobre los 1.150 puntos, un nivel que los analistas consideran un punto de resistencia crítico, que una vez superado puede impulsar un alza al mercado.

No obstante, el volumen fue poco antes de vencimientos de opciones clave del jueves y el viernes. "Mucha gente, si no ha hecho nada hasta ahora, se sentará nerviosa", dijo Alan Valdes, director de operaciones de Kabrik Trading en Nueva York.

Las siete sesiones consecutivas de ganancias del índice Dow Jones constituyen la racha alcista más larga desde que en agosto del 2009 encadenó ocho jornadas de avance.

El promedio industrial Dow Jones subió 47,69 puntos, o un 0,45 por ciento, a 10.733,67 unidades. El índice Standard & Poor´s 500 avanzó 6,75 puntos, o un 0,58 por ciento, a 1.166,21 unidades. El índice tecnológico Nasdaq Composite ganó 11,08 puntos, o un 0,47 por ciento, a 2.389,09 unidades.

La Reserva Federal de Estados Unidos dejó su tasa de interés sin cambios el martes y prometió mantenerla "excepcionalmente baja" por un "largo período". El índice del sector financiero de S&P subió un 1,1 por ciento.

Durante la sesión del miércoles, las acciones de la minera de carbón Massey Energy subieron un 5,8 por ciento a 53,15 dólares, el día después de que anunció la adquisición de Cumberland Resources Corp. El índice de energéticas subió un 1,1 por ciento.