La farmacéutica recortará 2.500 empleos, el 2,5% de la plantilla, como parte de una reorganización estratégica a través de la que pretende ahorrar 1.600 millones de dólares (1.087 millones de euros) en costes en 2010. La empresa justifica estos despidos son la consecuencia del aumento de los desafíos de las condiciones de la industria, incluyendo "continuas presiones sobre los precios de los fármacos", incremento de los costes, riesgos adversos por parte del entorno regulatorio y la agresiva competencia con los genéricos.