No hay nada nuevo bajo el sol. Los indicadores siguen apuntando a una ralentización del crecimiento, algo que no sorprende si se miran datos como el endeudamiento, el déficit y el paro de alguna economías.

Aunque lo parezca, no hay nada nuevo bajo el sol. Ofelia Marín Lozano, directora de análisis de Banca March advierte de que los indicadores “apuntan a una ralentización en el crecimiento general, algo que no sorprende si se miran datos como el endeudamiento, el déficit y el paro de algunas economías”. En declaraciones a Radio Intereconomía, esta experta asegura que ahora lo que está en jaque es el euro y su supervivencia “es una moneda que apenas tiene diez años de existencia y a nuestro juicio los problemas acabarán salvándose”. No tiene sentido que los niveles del bonos a diez años, tanto alemán como americano, tengan niveles de rentabilidad en torno al 2% “y algún país acabará imponiendo medidas y convenciendo a los inversores y defensores del euro”.

Sin embargo, los problemas de divisas no sólo se centran en torno a la Eurozona. Japón lucha contra la reevaluación del Yen pues “el caso de un país que es exportador no le viene bien tener una divisa fuerte y su deseo es que no esté tan alto”. En cuanto a la rebaja de rating de la deuda nipona por parte de Moody´s, Marín Lozano asegura que “estamos en un momento en que este tipo de noticias priman”. Es lógico pues en momentos de crisis los ingresos públicos son más bajos y los estados tienen que seguir haciendo frente a su deuda. Aunque la situación fiscal de Japón – si atendemos a la cantidad de deuda que tiene- es una barbaridad “debería estar incluso por debajo del aprobado pero tiene el privilegio de que los tipos de interés son bajísimos y no cuenta sólo l adeuda que tiene sino lo que tiene que pagar por ello”.