Es la reflexión de uno de los principales gurus de la Bolsa española. Comí con él hace unos días. “Esto pinta cada vez peor, porque ni los Gobiernos, ni los bancos, ni las empresas, ni las familias han sacado todos los muertos de los armarios. Por eso, conforme pasa el tiempo mayores son las amenazas de un colapso global. No me lo invento. El pasado día 25 de mayo, el director de asuntos monetarios del FMI, José Viñals, reconoció en Madrid que las economías internacionales estuvieron al borde del colapso a principios de mayo por la crisis de Grecia, lo que obligó a tomar medidas urgentes a la UE.
 
Según el ex subgobernador del Banco de España, es la segunda vez que el mundo vive una situación similar en esta crisis. La primera fue en 2008 y tuvo su epicentro en Estados Unidos con la quiebra de Lehman Brothers. Tengo la sensación, digo, de que los bancos centrales están administrando la Gran Crisis con cuenta gotas. Lo que a primera vista pareció un buen remedio se ha convertido en su suplicio, en un martirio chino y, lo que es peor, la Confianza Global se han derrumbado. Por eso, la volatilidad golpea una y otra vez los mercados. Nadie se fía de nadie. Sí, hay que hacer algo...”

“...Y creo que va a ser en la línea de flotación del euro ¿Ya nadie se acuerda del reciente comentario de Karl Otto Pöhl, ex responsable del Banco Central alemán? Refresco la memoria: El euro no está en peligro, pero quizás alguno de los países más pequeños debería abandonar la moneda única”, ha asegurado Karl Otto Pöhl, ex responsable del Banco Central alemán, refiriéndose a Grecia y a la reintroducción del dracma, en una entrevista al semanario germano Spiegel. En su opinión, a la tendencia a la baja de la moneda única podría continuar...”

“...Para Pöhl, en los ataques al euro ha habido muchas instituciones honorables implicadas, no sólo los bancos, sino, también las compañías de seguros y los fondos de inversión y de pensiones, que sencillamente se están aprovechando de la situación. “Es obvio. Para eso está el mercado”, afirma el ex responsable del Bundesbank entre 1980 y 1991, para el que es totalmente posible que los políticos inventaran el fantasma de la especulación desenfrenada para legitimar la ruptura del Tratado de Lisboa y las normas del Banco Central Europeo (BCE). Pöhl cree que se ha ido contra el espíritu fundacional de la Unión Europea, que establece que ningún país es responsable de las deudas de los demás. “Pero lo que estamos haciendo ahora mismo es exactamente eso”, lamenta. Y recuerda que en contra de los principios de la institución, el BCE se está involucrando en los estados financieros. “Obviamente, todo esto tendrá un impacto”...”

“...En contra de lo que ha dicho el Gobierno alemán, Pöhl cree que ha habido alternativas al paquete de rescate a Grecia. “Por ejemplo, nunca se debía haber permitido a Grecia formar parte de la zona euro en un primer momento”. Y considera que tanto la Comisión Europea como el BCE deberían haber intervenido antes. “Tendrían que haberse dado cuenta de que un pequeño país como Grecia, sin base industrial, nunca podría devolver 300.000 millones de euros de deuda”. De ahí que opine que la Unión Europea debería haber declarado hace seis meses, o incluso antes, que era necesaria una reestructuración de la deuda griega...”

“...Más: ayer leímos que la agencia Moody´s cree que por primera vez no resulta absurdo poner sobre la mesa el fin de la moneda única, aunque matiza que el proyecto del euro no está acabado. Pierre Cailleteau, director del área de Deuda Soberana, cree que es preciso abordar reformas, como por ejemplo en el ámbito fiscal, que se planteaban para dentro de 15 ó 20 años.

“...Si, un euro Versión 2. O si se quiere UN EURO FUERTE Y OTRO EURO FUERTE. Pero obre la versión 2 lo ha escrito José Luis Martínez Campuzano en lacartadelabolsa: Que conste que no comparto esta posibilidad. Lo que no quiere decir que no parezca intelectualmente interesante. Me refiero a un euro con dos velocidades, entre los países centrales y periféricos. En los últimos días me han planteado esta cuestión varios compañeros y clientes. ¿Por qué no crear un euro versión 2 que permita a los países ahora aquejados de debilidad del crecimiento, elevado déficit público y déficit exterior mejorar su competitividad a través de la deseada devaluación? Pero, claro, sin que ello suponga abandonar el euro...”

“...Veamos, ¿devaluación frente a quién? Si frente al resto del mundo siguen teniendo euro, sólo se utilizaría el euro versión 2 en los intercambios comerciales dentro del área. Al final, una devaluación frente a los países centrales. Considerando que el superávit por cuenta corriente alemán es equivalente al 6.6 % y el déficit por cuenta corriente español es del 3.7 % podría tener sentido. Pero sin olvidarnos que el déficit por cuenta corriente francés es del 2.5 % y el italiano del 1.7 %. Bueno, no entremos en detalles siempre complicados. Lo fundamental es convencer a las autoridades alemanas que hagan lo posible por favorecer la recuperación de su demanda interna y permitan que parte de su crecimiento “se pierda” al tirar del resto de los países con problemas. Que elijan entre actuar de este modo o financiar directamente el Ajuste de las finanzas públicas (y ajuste doloroso de sus economías). La tentación porque se inclinen por lo segundo es muy elevada...”

Fuente: www.lacartadelabolsa.com