Los fabricantes japoneses de automóviles Nissan y Honda planean aumentar su capacidad de producción en China con el fin de responder al crecimiento de la demanda en este país, que ha desplazado a Estados Unidos para convertirse en el primer mercado automovilístico mundial en el primer semestre de 2009.
Nissan, participado en un 44,4% por Renault, tiene previsto incrementar un 20% desde octubre  la producción de la 'joint venture' que mantiene en China con la compañía local Dongfeng Motor, hasta situarla en 560.000 unidades anuales.