Nissan Motor prevé una caída de su beneficio neto de un 15,4% este año fiscal, hasta los 270.000 millones de yenes (unos 2.350 millones de euros).

El grupo indicó además que espera un beneficio operativo de 460.000 millones de yenes (unos 4.000 millones de euros), un 14,41% menos que en el ejercicio anterior, cuando obtuvo 537.470 millones de yenes (unos 4.677 millones de euros).

El fabricante de Yokohama (centro) estima que sus ventas a nivel mundial sean de 4,6 millones de vehículos, un incremento del 9,9% con respecto al ejercicio precedente, cuando vendió 4,18 millones de vehículos.